Peligros del Pilates: cuidado con el Pilates en grupo (PARTE 1)

20 Apr

Circle-side-legs-press

Prácticamente desde que escuché hablar de Pilates por primera vez, siempre había escuchado que había muchos tipos de Pilates: suelo, máquinas, pared, con pesas, con círculo mágico (el aparato que sale en la fotografía)…hasta aquí todo bien. Pero empezó a sonarme raro el escuchar de Pilates con bola, para embarazadas o para madres y sus bebés (¡¡!!). También solía escuchar mucho de gente que iba con las amigas a Pilates a clases de 10 personas, y decían que se parecía mucho a una clase de aerobic. Alguien que no conozca ligeramente el método Pilates, le parecerá normal todas las variaciones del mismo que escuche, pero en esta entrada me gustaría avisar a la gente que escuche de algunos de estos tipos para que no se crean todo lo que oyen.

Precauciones a tener en cuenta en el Pilates en grupo

Es evidente que el Pilates que se hace en grupo en los gimnasios y en los centros de fitness es uno de los negocios de moda: actualmente es una garantía de clientes, sobre todo si se hacen con grupos numerosos y a un precio más asequible que sesiones individuales de Pilates (que pueden rondar los 45-60 euros/sesión). Sin embargo, hay que tener mucho cuidado a la hora de elegir una clase de Pilates en grupo pues puede llegar a suponer un peligro para nuestra salud: Pilates es un método cuya base no es solo los ejercicios que realiza el paciente, sino también las correcciones que el fisioterapeuta debe hacer para que el paciente efectúe el ejercicio correctamente; son ejercicios que requieren un tremendo control corporal, por lo que siempre habrá detalles que mejorar o compensaciones que eliminar a la hora de realizar estos ejercicios, y más si hacemos Pilates desde hace poco tiempo. Si en una clase de Pilates, el fisio, o el instructor de Pilates te dicen que no haces nada mal, o no te corrigen nada a lo largo de la clase, desconfía y mucho de la calidad de lo que estás recibiendo, pues la base de este método es que el paciente adquiera una fuerza y un control corporal que, sin nadie que te enseñe a realizar esos ejercicios, es imposible adquirir.

Esto me lleva también al tema del número de personas que dan las clases grupales a la vez; en base a mi experiencia en Pilates puedo decir que, controlar a 3 personas durante una clase es difícil, pero posible; controlando a 5 empiezas a no poder fijarte en una persona más a menudo, o a tener que dedicar más tiempo a otra que no pilla del todo los ejercicios, por lo que se reduce la calidad general del ejercicio. He llegado a oír de gimnasios que dan clases de Pilates a 15 personas, y a eso lo podrán llamar aerobic, trabajo de suelo o como quiera llamarlo el gimnasio, pero eso no es Pilates. Ya no solo por lo que he dicho antes de que el instructor no pueda enseñar a todos a hacer los ejercicios bien, sino que también, y más importante, no puede evitar que hagan los ejercicios mal. Cuando empiezas a ir a Pilates, hay una serie de directrices que te repetirán hasta la saciedad: “respira por la nariz y no por la boca”, “mete bien la tripa” o “espalda bien recta”, entre las más populares. Hasta que automatizas todas estas órdenes cuando haces los ejercicios debe pasar un tiempo, y si nadie está contigo para ponerse pesado y recordártelo, acabas haciendo los ejercicios  como quieres, y por lo tanto haciendo una cosa que no es Pilates. Además, puedes adoptar posiciones del cuerpo o de las extremidades que, si alguien no se da cuenta y las corrige, tras mucho repetir esos ejercicios de una forma errónea puede acabar desembocando en contracturas cervicales o dolores lumbares, entre las reacciones más comunes.

Así que, como consejo que me gustaría dar a las personas que practican regularmente Pilates en los gimnasios: vuestro fisio/ instructor de Pilates debe estar muy pendiente de vosotros, indicando posibles fallos, o aconsejando mejores formas de realizar el ejercicio. También debéis tener cuidado de que el grupo de Pilates en el que estéis no sea demasiado numeroso, pues entonces es posible que se transforme en una clase de fitness/aerobic algo extraña que no puede llamarse Pilates, pudiendo ser perjudicial para vuestra salud, y disminuyendo la calidad del ejercicio que realizáis.

En la parte 2 del post, hablaré sobre el Pilates con bola y para niños y embarazadas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: